20 Ejemplos de Humildad

Esta virtud humana permite que tengamos noción de nuestras debilidades y limitaciones, y obrar basados en las mismas. En este artículo, te daremos 20 ejemplos de humildad.

Quien es humilde permite que los demás actúen de la forma que consideren conveniente, sin que por esto sea incorrecta la forma de enfrentar individualmente su error.

Las personas humildes no se creen superiores ni les es necesario recordar a los demás sus éxitos y logros: es decir, admiten sus equivocaciones y comparten los conocimientos aprendidos.

Para quienes se relacionan con ella, la persona humilde es agradable. Así, es elogiada y si responde con humildad ante estos elogios, será aún más elogiada.

No es erróneo afirmar que es un valor difícil de adquirir. Esto no quiere decir que no puedas lograrlo, te invitamos a tomar referencia de nuestros 20 ejemplos de humildad.

20 Ejemplos de humildad en la vida cotidiana

Ser humilde es algo esencial para la convivencia armoniosa en sociedad, sin excluir nuestra propia dignidad. Conozcamos 20 ejemplos donde se hace presente esta virtud:

1. Aceptar nuestras limitaciones

La humildad está presente en el autoconocimiento: sabiendo cuáles son nuestras debilidades y fortalezas, de qué somos capaces y hasta dónde podemos llegar.

2. Admitir cuando desconocemos algo

Es imposible que lo sepamos todo. En algunas ocasiones, nos hallamos en campos o temas que no son de nuestro dominio.

Por esta razón, es fundamental reconocerlo y pedirle a alguien más que nos ayude a entender o nos explique. 

3. Agradecer

De nuestros primeros tres ejemplos de humildad, el ser agradecido es uno de los más valiosos, porque cada cosa que tenemos o que nos sucede es un regalo.

4. Asumir nuestros pecados

Como seres humanos, hay momentos donde cometemos pecados y nos negamos a reconocerlo. Si los admitimos, estamos siendo humildes.

5. Compartir el reconocimiento

Siempre debemos compartir los créditos por un trabajo donde hacemos equipo con otras personas, no solamente por respeto a ellos.

A veces, solo pensamos en nosotros sin reconocer a los demás que también lo merecen: hay que darle valor a esas personas y a sus contribuciones.

6. Descubrir lo mejor de cada quien

Cada persona tiene características o rasgos positivos que las hace distinguirse entre los demás. Siendo así, es bueno que encontremos esas cualidades sin hacerlas sentir menos.

7. Disculparnos cuando sea necesario

Entre los ejemplos de humildad como valor se encuentra el saber pedir disculpas, algo que resulta difícil para muchas personas. 

Recordemos que no somos perfectos y podemos hacer algo mal en cualquier momento, válido en nuestra condición de humanos.

8. Disposición a ceder

No siempre estaremos en lo cierto, por lo que resulta primordial que reconozcamos el momento donde lo más sensato es darle la razón a quien la tiene.

9. Elogiar de verdad

Cuando elogiamos a alguien, debe ser hecho de corazón y no por quedar bien con esa persona. Es uno de los más importantes ejemplos de humildad en la vida cotidiana.

10. Escuchar a los demás

Así tengamos razón sobre algo, tenemos que estar abiertos a escuchar las sugerencias de los demás y respetarlas, aunque estemos en desacuerdo con lo expuesto.

 

concepto de humildad
La humildad es un valor que permite reconocer los errores propios

11. Estar dispuestos a aprender

El deseo perenne de aprender habla excelente sobre nosotros. Siendo así, es imprescindible consultar, leer o preguntar para saber e informarnos.

12. Modestia ante los éxitos

Frente al éxito, es indispensable ser modestos y no presumir a nadie nuestros logros, pues la vida tiene muchos altibajos.

13. No alegrarse del dolor ajeno

No hagas daño a nadie y tampoco te alegres del dolor ajeno. Por mucho que una persona te haga pasar malos ratos, no debes igualarte a ella.

14. No compararse ni comparar a otros

Ten presente que cada persona es única, por lo que no debes compararte con nadie ni comparar a los demás con nadie.

15. No ser presumido

Alégrate de tus victorias, pero hazlo con humildad. Nunca alardees y menos ante personas que no tienen tus mismas capacidades.

16. No temer a equivocarnos

Nadie está exento de equivocarse, lo hacemos todo el tiempo. Los errores son nuestros mejores maestros, pues enseñan importantes lecciones y nos ayudan a mejorar.

17. Pedir ayuda

Una sola persona no puede hacer todo por sí misma, y requiere apoyo u orientación de otras. 

18. Reconocer el valor de otros

Los que hacen parte de nuestras vidas son importantes, pues nos apoyan, nos orientan, nos tienden la mano y algunas veces necesitan de nosotros.

19. Saber ganar y perder

Aunque aplica para todos, también es uno de los excelentes ejemplos de humildad para niños porque a veces, se frustran cuando se ven derrotados y sienten rabia.

No siempre se gana pero tampoco se pierde siempre.

20. Servir desinteresadamente

Cuando le sirvas a una persona, procura hacerlo sin esperar que te pague de alguna forma.

Ir arriba