6 Ejemplos de Prólogos Cortos

En una obra escrita generalmente se hace uso del prólogo para ofrecer al lector una perspectiva global del texto que tiene ante sí. En este artículo te mostramos a través de interesantes ejemplos la utilidad que tienen los prólogos cortos. 

¬ŅQu√© son pr√≥logos cortos?

Los prólogos cortos son una introducción a una obra o texto generalmente escrita por el mismo autor o por otra persona que la ha leído.  

Por definición el prólogo es el texto que antecede a una obra literaria o científica con el fin de ilustrar al futuro lector o receptor de un libro en particular. 

Entre los sinónimos de prólogo están: introito, exordio, introducción, prolegómeno, preludio, presentación, principio, preparación. 

Entre las características de un prólogo están: 

  • Su prop√≥sito es involucrar al lector en la obra.
  • Valorar el contexto hist√≥rico y cultural de la obra.
  • Facilitar la comprensi√≥n de la obra en cuesti√≥n (poemario, novela, obra de teatro, libro cient√≠fico).¬†
  • Se elabora despu√©s de culminar la escritura de la obra.
  • Es redactado por el mismo autor o por una persona de renombre que √©ste conozca para que haga una valoraci√≥n de la obra.¬†

A través de ejemplos de un prólogo literario puedes identificar el prólogo como una parte importante de la estructura de una obra literaria. 

Ejemplos de prólogos de antologías

1. Antología de Miyó Vestrini

La presente obra est√° organizada en dos partes: la primera contiene el libro Todos los poemas, publicado en 1994 por Monte √Āvila Editores Latinoamericana y prologado por Julio Miranda, que compilaba los tres poemarios editados por Miy√≥ Vestrini: Las Historias de Giovanana (1971), El invierno pr√≥ximo (1975) y Pocas virtudes (1986); y el p√≥stumo Valiente ciudadano. Se a√Īaden los pr√≥logos de Luis Camilo Guevara y de Orlando Araujo a las ediciones individuales de Las historias de Giovanna y Pocas virtudes, respectivamente. El reconocimiento a la obra y el afecto a la autora demostrados en estos escritos avalan su inclusi√≥n.

La segunda parte comienza con ocho poemas escritos entre noviembre de 1955 y febrero de 1957, publicados por la Editorial Blanca Pantin en el 2002. Sigue el poema ‚ÄúLas buenas razones‚ÄĚ, publicado en la revista CAL en 1966 y no incorporado en ning√ļn libro. Despu√©s presentamos ‚ÄúLas historias de Irma‚ÄĚ y ‚ÄúEl invierno pr√≥ximo‚ÄĚ tal como fueron publicados en el Papel Literario de El Nacional, tiempo antes de conversi√≥n en los libros Las historia de Giovanna y El invierno pr√≥ximo; estas versiones son, por supuesto, el germen de los poemarios correspondientes y se incluyen para ofrecer la valiosa oportunidad de asistir al proceso creativo de revisi√≥n y decantaci√≥n de unos textos por parte de su autora. Contin√ļan catorce poemas in√©ditos encontrados en el archivo personal de Miy√≥ Vestrini que reposa en la Biblioteca Nacional. Y para cerrar, esta parte se reproduce el poema ‚ÄúEl testamento‚ÄĚ, como fue publicado en el cuadernillo n¬į 20de Espacios Uni√≥n en 1999, el cual sirvi√≥ de sustento a dos poemas de Valiente ciudadano.¬†

Monte √Āvila Editores Latinoamericana (2008).¬†

que es cita textual
Los prólogos cortos son una introducción a una obra o texto

Ejemplo de un prólogo de libro de cuento

2. Ami el ni√Īo de las estrellas

Es dif√≠cil a los diez a√Īos escribir un libro. A esta edad nadie entiende mucho de literatura‚Ķ ni le interesa mayormente; pero tengo que hacerlo, porque Ami dijo que si yo quer√≠a volver a verlo, deber√≠a relatar en un libro lo que viv√≠ a su lado.

Me advirtió que entre los adultos, muy pocos iban a entenderme, porque para ellos es más fácil creer en lo horrible que en lo maravilloso. 

Para evitarme problemas me recomend√≥ decir que todo es una fantas√≠a, un cuento para ni√Īos. Le har√© caso: esto es un cuento.

Enrique Barrios (1991). 



3. Una larga fila de hombres

Los cinco textos que componen este libro son asimilables a sus protagonistas. Cada unos de ellos espera su turno, con rabia y poca paciencia, para contar su historia. El primer cuento, lo es en varios sentidos. No fue el primero que escrib√≠ pero s√≠ el primero que sobrevivi√≥ a la autocensura y el que abre este peque√Īo volumen. Su an√©cdota es trivial, me parece, acorde con los mitos actuales y de siempre sobre la imposibilidad de la escritura. Sin embargo, en el p√°rrafo final intento un giro ‚Äúinesperado‚ÄĚ. El segundo cuento, que le da el nombre al libro, me fue dado por una amiga. Ella me cont√≥ la historia ‚Äď que es real ‚Äď y tambi√©n fue ella quien la asoci√≥ con la frase que sirve ep√≠grafe a ese cuento.¬† Yo s√≥lo elabor√© el trazado imaginario que une la historia y la frase. La malla contraria es un discreto homenaje a uno de los m√°s grandes escritores venezolanos, Francisco Massiani. En De todas maneras rosas, casi todo es real y fue dictado por la paranoia y el despecho. El cuento que cierra este librito, U√Īas asesinas, es la narraci√≥n de unos asesinatos en serie ‚Äďprobablemente los primeros que se han dado en la historia delictiva de Venezuela ‚Äď y tiene que ver, otra vez, con la paranoia y el amor.¬†

Rodrigo Blanco Calderón (2005).

Prólogo de un ensayo

4. Consideraciones en torno a la psicosis y otros ensayos. 

Este conjunto de ensayos da vueltas en derredor de un espacio inmenso y desconocido para casi todos, incluso para los estudiosos de esta materia, las enfermedades mentales. El autor deja clara la posici√≥n que a lo largo de la historia la sociedad ha asumido frente a los ‚Äúlocos‚ÄĚ, una posici√≥n de profundo rechazo, producto del desconocimiento y el temor que provoca un habitante de tierras lejanas y oscuras, habitante de territorios psicol√≥gicos que la mayor de las veces viene cargado de im√°genes ajenas al com√ļn de los humanos y con la fuerza descomunal para derribar los m√°s s√≥lidos muros de la hipocres√≠a y la falsa moral.¬†¬†

Asimismo nos ubica ante el trayecto que nuestra sociedad (la venezolana) ha recorrido en respuesta a la situación de los pacientes mentales, mostrando un escenario que por los momentos  se torna poco alentador. Soto Sedek ofrece a los lectores su análisis al respecto, desde su experiencia profesional y deja abierto un abanico de bibliografías para quien se interese en ahondar en estas aguas.

Fundación Editorial el Perro y la Rana (2007).

5. La soberanía del defecto 

¬ŅQu√© podemos hacer con los legados culturales que estamos condenados a heredar? Las distintas respuestas que Gina Saraceni le da a esa pregunta articulan los seis ensayos que componen este libro. El gesto de apropiaci√≥n de un legado convierte al heredero en un agente que, lejos de aceptar de manera pasiva el peso de la herencia, produce activamente un capital simb√≥lico ‚Äď sea en forma de memoria o de lengua h√≠brida ‚Äď que constituir√° a su vez un nuevo legado. En este ciclo se instala la reflexi√≥n que este libro transita y provoca.

A partir de la lectura de autores contempor√°neos, como Matilde S√°nchez, Miy√≥ Vestrini, Sergio Chejfec, Hanni Ossott, Yolanda Pantin, Sylvia Molloy, Heriberto Yepez, M√°rgara Russotto, Rosina Conde y Rosario Sanmiguel, el texto despliega un mapa de posiciones de los usos posibles de la lengua y la memoria heredadas. Se trate de perseguir la huella que deja en los textos literarios ‚Äď tanto narrativos como po√©ticos ‚Äď el desplazamiento o el desarraigo, el olvido intencional o la persistencia del recuerdo, el cruce de dos o m√°s lenguas y las innumerables formas de traicionar los mandatos de la sangre. Pero tambi√©n se trata de seguir el hilo de los pactos que produce el afecto y de las rupturas que genera el parentesco.¬†

Raquel Rivas (2012).    

Ejemplo de prologo de un libro de poemas

6. Poemario √Ārbol que crece torcido¬†

√Ārbol que crece torcido se inscribe plenamente en el escenario que reabre para la poes√≠a venezolana contempor√°nea el Grupo Tr√°fico, con su S√≠, Manifiesto de 1981. Sus poemas se hab√≠an escrito, la mayor√≠a de ellos, antes de que ese texto emblem√°tico saliera a la luz p√ļblica; pero una vez que las palabras vehementes que lo atraviesan comenzaron a resonar en nuestra aldea literaria, esos poemas m√≠os se fueron afinando y refinando en consonancia y concordancia con los postulados de esa secta de poetas a los que me un√≠ con un fervor y un arrebato dignos, tal vez, de mejores causas. Pero es un decir, apenas. Pues ¬Ņqu√© mejor causa que la poes√≠a en un mundo ap√°tico, sordo a las vibraciones m√°s sutiles y secretas de la sensibilidad y de la inteligencia? Fervoroso y arrebatado, s√≠, yo pul√≠ los versos de primer libro con la pluma llena de aquel entusiasmo grupal que nos empuj√≥ a sacar a la poes√≠a de sus casillas trilladas, ya tantas veces transitadas en los talleres que se repet√≠an a s√≠ mismos en un autocomplaciente autismo especulativo.

¬†As√≠, pues, los versos de este √Ārbol son tambi√©n ramas que crecen torcidas al vaiv√©n de ese breve torbellino. Libro confesional, libro conversacional, libro autobiogr√°fico, este √Ārbol m√≠o es un libro temerario en que el poeta primerizo que yo era se arriesga a exponer su vida en las palabras, apenas protegido por algunos recursos estil√≠sticos que convierten su doloroso y l√ļdico autorretrato en una experiencia de crecimiento y madurez¬† an√≠mica humanamente compartible.¬†

Rafael Castillo Zapata 1984.

Scroll al inicio