¬ŅQu√© es Apat√≠a?

La apatía es un sentimiento que denota desinterés o falta de entusiasmo por una causa específica, que puede estar verse reflejado como indiferencia explícita. 

Este es un t√©rmino que deriva del lat√≠n ‚Äúapathia‚ÄĚ muy utilizado en el √°rea de la psicolog√≠a, por la forma en la que la conducta se ve modificada por causa de esta condici√≥n, que puede presentarse en cualquier persona.¬†

A pesar de que este se reconoce como un rasgo personal de la mentalidad, también puede afectar de manera física, con síntomas como falta de energía, desgaste muscular e inercia para llevar a cabo cualquier acción. 

Con el tiempo y el uso cotidiano, este concepto puede servir como sinónimo de pereza, pero no es necesariamente así. Esta actitud puede ser diagnosticada y tiende a desarrollarse como resultado de otros trastornos psicológicos como la ansiedad o el estrés.

Apatía como antónimo de empatía

La apatía es un reflejo de la inacción y la indiferencia ante los estímulos externos, pero ante esa palabra existe otra que podría utilizarse de forma totalmente contraria: empatía.

La empatía logra que una persona se conecte con la realidad de otra y sea capaz de ponerse en ese lugar, con el fin de entender y solidarizarse ante las circunstancias adversas.

El resultado de ese sentimiento es que se pueda sentir la alegría, y también la tristeza, de otra persona, lo que genera acciones concretas relacionadas con el bienestar. 

Orígenes de la apatía

La aparición de este sentimiento puede derivar de distintos orígenes, entre los cuales se encuentran:

1. Causas biológicas

Estos síntomas pueden aparecer a causa de condiciones en el organismo. A través de diversos estudios se ha llegado a la conclusión de que las personas apáticas pueden tener alteraciones de la conexión entre el lóbulo frontal y los ganglios basales. Ello limita las respuestas del vínculo de la emoción y el pensamiento.

La ingesta de sustancias psicoactivas, que puedan generar cambios en los neurotransmisores y en el funcionamiento del cerebro también tiende a influir. El consumo de cannabis, por ejemplo, podría desencadenar el síndrome amotivacional.

2. Causas ambientales 

Las condiciones en el entorno más cercano pueden generar comportamientos apáticos. Someterse a causas de estrés prolongado, estimulaciones aversivas o la falta de reforzamiento positivo a largo plazo podría generar falta de interés.

En otro orden de ideas, los esquemas de pensamiento orientados a la tristeza y a las visiones negativas sobre las cosas también afectan las reacciones de las personas.

Apatía
La apatía es el sentimiento que deriva de la inacción o la indiferencia de las personas

¬ŅC√≥mo puede tratarse la apat√≠a?

Las actitudes apáticas tienen varias formas de tratarse, en función de procurar el bienestar de la persona, así como de su entorno, y evitar mayores complicaciones. A continuación, las principales formas de manejar este sentimiento.

1. Terapias 

Las terapias psicológicas son una de las alternativas para tratar a los apáticos, pues allí se brindan estrategias que ayudan a generar objetivos específicos que puedan ir alcanzándose con esfuerzos progresivos.

El hecho de poder aumentar la autoestima y desarrollar labores que sean del agrado del individuo en cuestión resulta positivo en este sentido.

2. Reestructuración personal

El manejo de la vida cotidiana, el estilo de vida y la gestión del tiempo son importantes, y sus cambios podrían verse reflejados en el comportamiento.

Lo mejor es tener hábitos alimenticios saludables, que ayuden a suplir cualquier déficit energético que se tenga. Otro valor agregado lo da el hecho de mantenerse en movimiento, con ejercicios físicos que permitan la liberación de endorfinas y resulten en la disminución de la ansiedad o frustración.

Ir arriba